Traducciones temerarias en la literatura y el cine

A lo largo de la historia, en la literatura y el cine se han realizado algunas traducciones que no han tenido una buena acogida, te contamos lo que pudo ser y no fue.

Existen casos donde el marketing, la invención humana o la belleza literaria han hecho que se pierda completamente el mensaje contenido en un título. Os traemos algunos que reflejan la importancia de una buena traducción para la comprensión de una obra y como una mala decisión ha empeorado el envoltorio de grandes perfumes:

  • En la literatura muchos son los casos donde esto ha ocurrido:  

1. El libro escrito por Oscar Wilde en 1895, The importance of being Earnest fue traducido como La importancia de llamarse Ernesto, título que elimina el doble sentido que había introducido el autor en el libro original, al utilizar el juego de palabras resultante del doble sentido de being Earnest (ser serio, fervoroso, coherente etc…) y el nombre propio Earnest.

2. La sexta entrega de la famosa saga de Harry Potter escrita por J.K Rowling fue titulada Harry Potter and the Half-Blood Prince. La traducción literal en castellano del título de la obra sería la siguiente: «Harry Potter y el príncipe mestizo» una opción coherente de acuerdo a la gran importancia que adquiere este concepto durante la obra y que fue sustituido por una misteriosa traducción, Harry Potter y el misterio del príncipe.

  • En el mundo cinematográfico también existen traducciones que empañan algunos aspectos de obra:

1. La película Eternal Sunshine of the spotless Mind lleva como título un fragmento de la obra de Alexandre Pope traducido literalmente como: “Eterna luz solar de la mente impoluta”, sin embargo, en su distribución en España optaron por titularla ¡Olvídate de mí!, algo que Pope sigue sin perdonar a día de hoy (ni nosotros).

2. Airplane! es una de las obras más destacadas del humorista Leslie Nilsen, no, así como su traducción al español: ¡Aterriza como puedas!, una traducción que ahonda más en el argumento de la película que la traducción literal ¡Avión!

3. Una de las películas de referencia del siglo XX y obra destacada de Marilyn Monroe es “La tentación vive arriba”, es cierto que aquí no podemos hablar de error como tal ya que hay un componente cultural en el título original: “The Seven Year Itch” que lo hace difícil de traducir.

Esta expresión, que podríamos traducir como “El Picor del Séptimo Año”, alude al concepto psicológico por el cual las parejas tienden a ser infieles a partir de dicho año de matrimonio o relación, algo que explica mejor la situación de los protagonistas y deslegitima la traducción que conocemos al cambiar el sentido del mensaje original del autor.

4. Para cerrar hemos reservado el que creemos que es el mejor ejemplo del impacto de una traducción en el cine y la sociedad. En 1988 se estrenaba la película Die Hardprotagonizada por Bruce Willis, este clásico del cine de acción basa su título en el adjetivo “die-hard” que representa a alguien que es leal a sus ideas y creencias hasta el final.

Partiendo de lo difícil del adjetivo se pueden tomar 2 caminos, el de Latinoamérica donde se tradujo por “Duro de matar” (está bien si entendemos que se aferra a su vida) o el camino español donde se tradujo como La Jungla de Cristal”, perdiendo parte del mensaje original y condenado a la saga al error de traducción cíclico.

A lo mejor todo hubiera sido más fácil si se mostraran todas estas explicaciones junto al título acerca el mensaje del autor al espectador o lector, quizás esto haya cambiado…. tooleer

¿Conoces algún otro caso en el que la traducción haya modificado el contenido del título?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *